15 Marzo, 2013

Ministros de Agricultura finalizan cumbre con declaraciones sobre la relación China-CAS, gestión del agua y quinua

????????????????????????????????????

La cita ministerial marca el 10° aniversario de creación del CAS. En la oportunidad, el Ministro de Agricultura argentino, Norberto Yauhar, realizó el traspaso de la Presidencia pro témpore a su par de Bolivia, la Ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Nemesia Achacollo.

Buenos Aires, 15 de marzo de 2013.- Los Ministros de Agricultura y sus representantes, presentes en la XXV Reunión Ordinaria del Consejo Agropecuario del Sur (CAS), llevada a cabo en Argentina, finalizaron la cumbre con importantes declaraciones en cuanto a temas prioritarios para la región sur: gestión del agua, relaciones con China y el Año Internacional de la Quinua.

En el segundo día y final de la reunión, que marca el 10° aniversario de creación del CAS, el Ministro de Agricultura argentino, Norberto Yauhar, realizó el traspaso de la Presidencia pro témpore a su par de Bolivia, la Ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Nemesia Achacollo.

En la primera Declaración, denominada “Relación CAS-China”, los Ministros del CAS confirmaron su interés de continuar trabajando sobre temas comunes de cooperación con el gigante asiático, con el objetivo de avanzar conjuntamente al fortalecimiento de la agricultura y la vida rural.

En este sentido, el Consejo acordó solicitar a los organismos internacionales de cooperación técnica (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura, FAO; Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA; y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL) el análisis de los intereses comunes que puedan surgir de dicha cooperación con China.

Asimismo, el foro definió encomendar a los Directores de la Red de Coordinacion de Politicas Agropecuarias (REDPA) –con apoyo de la Secretaria Técnica y Administrativa del CAS- el relevamiento de temas prioritarios de interés regional para el aunamiento de criterios sobre la cooperación agrícola con China.

Los Ministros del CAS acordaron la suscripción de acuerdos que consideren el interés de la Región en los ámbitos: comercial, innovación y tecnología, alimentos, entre otros.

En cuanto a la segunda Declaración, “Uso del Agua en la Agricultura”, el foro remarcó la importancia del agua para la vida humana y en especial para el agro, reconociendo la necesidad de establecer un manejo racionalizado del recurso dada su escasez.

Con miras a la próxima Reunión Ordinaria de la Junta Interamericana de Agricultura (JIA) que se llevará a cabo en septiembre de 2013, los Ministros se comprometieron a optimizar la gestión y utilización del agua, “con el fin de soportar a una población mundial estimada de 9 mil millones de habitantes en el mundo a 2050”. Para ello definieron impulsar y fortalecer iniciativas vinculadas al mejor uso de los recursos acuíferos en la agricultura de los países miembros.

Asimismo, los representantes de los Gobiernos de la región sur acordaron la creación de un grupo técnico ad hoc que, en el marco de la REDPA, reúna a los especialistas técnicos de los países que componen el CAS con el fin de abordar e intercambiar experiencias en este tema y, de esta manera, apoyar la discusión de los ministros en la XXVII Reunión Ordinaria de la JIA.

En la tercera Declaración Ministerial, denominada “Año Internacional de la Quinua”, el foro valoró la importancia del reconocimiento a los pueblos andinos por la conservación de este pseudocereal mediante conocimientos y prácticas ancestrales, “que permiten actualmente la preservación de la quinua como un alimento que ofrecen los pueblos andinos a las actuales generaciones y las venideras del mundo”.

En este sentido, los Ministros del CAS acordaron acompañar la implementación del Centro Internacional de la Quinua en Bolivia, como una instancia promotora de tecnología para optimizar la producción del alimento, además de la preservación de la variabilidad genética existente.

El foro convino realizar las actividades en torno a la quinua en coordinación con los gobiernos, las organizaciones competentes, así como también las organizaciones de los pueblos originarios, como reconocimiento a la preservación del alimento en su estado natural.

Volver